Corazón de tinta

—Si te llevas un libro a un viaje —le había dicho Mo cuando introdujo el
primero en la caja— sucede algo muy extraño: el libro empezará a atesorar tus
recuerdos. Más tarde, te bastará con abrirlo para trasladarte al lugar donde lo
leíste por vez primera. Y con las primeras palabras recordarás todo: las
imágenes, los olores, el helado que te comiste mientras leías… Créeme, los libros
son como esas tiras de papel matamoscas. A nada se pegan tan bien los
recuerdos como a las páginas impresas.

Corazón de tinta de Funke Cornalia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s